Carpaccio de buey

Hoy vamos a preparar un plato que se puede servir tanto de entrante como de primero, aunque las cantidades que indicaremos están más enfocadas a esto último. Se trata de un Carpaccio de buey, una receta perfecta para un día festivo en que queremos agasajar a nuestros comensales con algo fuera de lo común. Y además, es muy sencilla y rápida de hacer.  

Ingredientes

carpaccio de buey

  • Medio kilo de solomillo de buey es una cantidad adecuada para 4 personas.
  • El zumo de un limón.
  • Seis cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 125 gramos de rúcula.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Opcional: 3 cucharadas de alcaparras y 150 gramos de champiñones.

Cómo hacer Carpaccio de buey

  1. Primero hay que preparar la carne para que así sea más fácil cortarla. Para ello la envolvemos en papel film transparente, le damos forma de rollo y la introducimos en la nevera. En ocasiones, puede ser necesario atarla para que quede perfecta.
  2. Mientras, mezclamos el limón, el aceite, la sal y la pimienta recién molida para hacer una vinagreta. Hay que mover con una cuchara hasta que los ingredientes emulsionen.
  3. Cortamos los champiñones en láminas muy finas si tenemos intención de incluirlos en nuestro Carpaccio.
  4. Sacamos el solomillo de buey de la nevera y lo loncheamos con cuidado con ayuda de un buen cuchillo. Cuanto más finas sean las láminas mejor saldrá el plato, así que hay que tener un poco de paciencia.
  5. Colocamos las lonchas sin que se rompan en los platos o bandeja donde vayamos a servirlos, siguiendo un diseño esférico o en forma de abanico para darle más vistosidad al Carpaccio de buey.
  6. Regamos la carne con la vinagreta que hemos hecho anteriormente, distribuyéndola homogéneamente por el plato. Si disponemos de un pulverizador de cocina la tarea será mucho más efectiva, ya que limitaremos la cantidad de grasa del plato.
  7. Dejamos reposar durante una hora en el frigorífico y justo en el momento de servir adornamos con la rúcula. Si vamos a añadir alcaparras y champiñones a la receta ahora es el momento de hacerlo.

El éxito de este plato radica en la calidad de la carne el grosor de las lonchas, que deben ser lo más finas posible. Si no disponemos de un cortador de embutidos, puede ser buena idea congelar durante una o dos horas la carne para que se endurezca y sea más fácil laminarla. ¿Cuál es el grosor adecuado? No todo el mundo tiene el mismo pulso, pero deberíamos aspirar a que nuestro Carpaccio de buey fuera tan fino como el papel.

 

Resumen
recipe image
Receta
Carpaccio de buey
Autor
Escrito en
Tiempo de preparación
Tiempo de cocinado
Tiempo total