Carpaccio de piña

El Carpaccio de piña es uno de los postres más fáciles de preparar que existen. ¡Y también de los más buenos! No solo es un plato fresco y ligero que va perfecto para una dieta baja en calorías, sino que además es muy atractivo a la vista, por lo que te puede sacar de más de un apuro si tienes visitantes inesperados.

Ingredientes

carpaccio de piña

  • Una piña o ananá entera para 4 personas.

Propuesta  presentación 1:

  • Si la piña está dulce y firme, podemos servirla así bien cortada con una pizca de menta fresca, aunque también podemos utilizar hierbabuena.
  • Helado de vainilla en el centro, para dar un toque de restaurante ;).

Propuesta presentación 2:

  • Azúcar o miel. Para esta receta se suele utilizar azúcar moreno, pero eso lo dejamos a tu gusto. Se puede evitar si quieres ahorrar calorías o sustituir por canela.
  • Un puñadito de almendras, avellanas u otro fruto seco bien picaditas.
  • Para los más atrevidos de contraste dulce/ácido, un chorrito fino de crema de balsámico o vinagre de módena.

Cómo hacer Carpaccio de piña

  1. La piña debe estar fría en el momento de preparar la receta, así que es necesario guardarla en la nevera hasta que alcance una temperatura óptima.
  2. De mientras, picamos las almendras y la menta.
  3. Extraemos la corteza de la piña con ayuda de un cuchillo afilado y la limpiamos bien. Hay que tener cuidado y apoyar la fruta sobre una superficie firme para no cortarse.
  4. Una vez limpia, hay que laminar la piña en rodajas más que finas, casi transparentes. Para ello lo mejor es tener una mandolina de calidad, aunque en caso contrario no nos quedará otra que armarnos de paciencia. Se aconseja no quitar el centro de la piña para que las rodajas sean más consistentes, ya que en caso contrario se desmoronarán con suma facilidad.
  5. Colocamos las rodajas en un plato o bandeja con cuidado de que no se rompan y añadimos las almendras, la menta y el azúcar, así como un hilito de miel sobre cada rodaja. Ya está listo nuestro Carpaccio de piña.

Además de todo lo explicado, también comentar que la piña puede servirse flambeada, en cuyo caso es necesario echar dos cucharadas de mantequilla en una sartén bien caliente y una vez fundida añadir una cucharada de azúcar. A continuación incorporamos las rodajas de fruta, vertimos ron y acercamos una cerilla o mechero con cuidado para flambearla. Una vez que la llama se apaga añadimos el zumo de una naranja y cocinamos un par de minutos.

En caso de necesidad podemos emplear piña en lata en lugar de su equivalente fresco. Pero el sabor final, así como la textura de este plato se va a resentir en gran medida, por lo que debe ser nuestra última opción.

El Carpaccio de piña puede incluir otras frutas para añadir algo más de color y variedad a este plato. Puedes probar con rodajas finas de naranja, mango o kiwis, que además aportarán nuevos sabores y texturas. También es frecuente utilizar algunas gotas de licor de fruta como el Kirsch para darle el toque final a la receta.

 

Resumen
recipe image
Receta
Carpaccio de Piña
Autor
Escrito en
Tiempo de preparación
Tiempo de cocinado
Tiempo total