Carpaccio de tomate

Hoy os proponemos una receta muy divertida y rápida de hacer, que además encaja a la perfección con una dieta sana y equilibrada: el Carpaccio de tomate. Un plato delicioso que junto a otros ingredientes como el queso parmesano o las anchoas aporta sugerentes variantes. Sin más, nos vamos directo a la cocina para mostraros paso a paso cómo se hace.

Ingredientes

receta de carpaccio de tomate

 

  • Un par de tomates (jitomates en méxico) por persona. Se puede utilizar variedades como por ejemplo el tomate Raf o el Huevo de Toro. Tanto rojo como incluso verde dan buen resultado. Lo importante es que esté firme y a ser posible dulce.
  • Un diente de ajo muy picadito.
  • Unas hojas de albahaca fresca o cualquier otra hoja verde para decorar: rúcula, espinaca, brotes, etc.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal al gusto.
  • Puedes aliñar con: vinagre de módena, pesto, aceite perfumado con albahaca o perejil, o simplemente con la sal,a aceite y añadiendo el ajo picado y la albahaca fresca -que también serán decoración-.

Opcional (puede ser una parte o todo, por gustos):

  • Un puñado de piñones
  • Una bolitas de pimienta para decorar
  • Esta receta gana bastante con queso parmesano rallado (no para veganos). Aunque unas anchoas (no para vegetarianos o veganos) y alcaparras tampoco estarían fuera de lugar.

Cómo hacer carpaccio de tomate

  1. Comenzamos lavando los tomates y pelándolos, un proceso que nos lleva algún tiempo pero que da mejor resultado al final.
  2. Con un cuchillo afilado o mandolina vamos cortando el tomate en rodajas muy finas y las colocamos en el plato que usemos para servir.
  3. Para realizar el pesto introducimos en una picadora el ajo, los piñones y la albahaca junto al aceite de oliva necesario para obtener una salsa que sea cómoda de extender sobre el plato. Podemos sustituir los piñones por almendras o nueces, aunque éstas últimas le dan un sabor muy peculiar a la receta, así que mucho cuidado.
  4. A continuación, si vamos a utilizar queso hacemos virutas de parmesano con ayuda de un pelador de patatas y lo servimos aparte, para que cada uno se eche lo que quiera.
  5. Ya está listo y solo queda emplatar. Para ello, sobre la base de rodajas de tomate añadimos el pesto y un pellizco de sal. También podemos darle matices con pequeños puntos de vinagre balsámico de Módena o lima, que aumentará la acidez del Carpaccio de tomate.

Si queremos que el pesto de nuestra receta de tenga un verde más vivo podemos echar durante unos segundos la albahaca en agua hirviendo, para que así intensifique su color natural.

También es recomendable tener en cuenta que, si lo usamos, el parmesano tiene un sabor muy fuerte por lo que no es conveniente pasarse, ya que podríamos ocultar el resto de ingredientes de nuestro plato. De igual forma, este queso es bastante salado, por lo que quizás sea buena idea saltarnos el pellizco de sal del paso final y posteriormente añadir más si es necesario.

Resumen
recipe image
Receta
Carpaccio de omate
Autor
Escrito en
Tiempo de preparación
Tiempo de cocinado
Tiempo total